A veces te preguntas qué puede haber hecho que este año hayas encontrado más insectos en casa? ¿Te preocupa que aparezcan arañas o escorpiones que puedan picar a tus hijos pequeños? ¿No sabes bien cómo manejar el tema? Aquí te ayudamos a entender cuáles son los factores que propician la aparición de estas visitas indeseadas en casa, y te ofrecemos algunos tips muy útiles para evitarlo.

1. El aumento de la temperatura
Este índice aumenta notoriamente en los meses de calor, cuando las temperaturas favorecen la aparición de animales ponzoñosos, cuyas picaduras pueden llegar a ser letales. Por lo mismo, en estos meses es muy importante que mantengas tu casa bien cerrada e instales mallas en las ventanas.

 

2. La acumulación de escombros dentro o fuera de casa, movimientos de suelo
Los escorpiones son de hábitos nocturnos y pasan la mayor parte del día escondidos en lugares sombríos, debajo de piedras, ladrillos, troncos, grietas de pisos y zócalos. Las arañas suelen preferir este tipo de escondites también, por lo que una medida importante es aspirar lo que se pueda acumular dentro de la casa, y mantener el exterior libre de escombros (material de construcción, leña, etc).

3. La falta de higiene
Como ya dijimos, este tipo de insectos escoge hábitats determinados, como los que encuentran al interior de todo tipo de escombros. Por lo mismo, es fundamental que no les ofrezcas esos espacios: acumulación de polvo, tierra, basura, etc. Realiza una limpieza periódica y tareas de saneamiento, no solo tratando de combatir a estos insectos puntuales, sino además a sus fuentes de alimentación: otros insectos como cucarachas, mosquitos, etc.

4. La humedad
Si bien estos insectos suelen adaptarse a casi todo tipo de ambiente, les gustan especialmente los lugares húmedos, cálidos y a oscuras (por eso se encuentran en el paraíso en las zonas donde no hacemos aseo). Así, es muy importante recordar ventilar nuestra casa, para evitar la proliferación de hongos y focos de humedad. En el exterior, se recomienda mantener el pasto lo más corto posible, y las plantas fuera del contorno directo de la casa.

5. La existencia de grietas, fisuras y espacios libres
Si lo que quieres es mantener tu casa libre de arañas y escorpiones, lo primero que debe preocuparte es bloquearles el acceso: sella las grietas de las paredes y el techo, coloca una tela metálica o plástica en las rejillas o sumideros del interior, utilizar tapones en los desagües de la cocina, los baños y los lavaderos.

Compartir en Redes Sociales