En los primeros días del año va a instalarse en la Plaza Carrasco de Pehuen Co,  una nueva réplica de la Megafauna que habitó la zona y dejó huella en nuestra Área de Reserva.

Se trata del Gliptodonte, Doedicurus clavicaudatus, emparentado con los armadillos actuales, aunque su peso y tamaño se aproximaban al de un Volkswagen Escarabajo.

La recreación de este, fue realizada íntegramente por el Paleoartista Fernando Cárdenas quien también participó de la creación del tan fotografiado Megaterio.

Los Gliptodontes habitaron América del Sur y poseían un caparazón óseo redondeado con extremidades agazapadas. Es importante señalar que no se trataban de dinosaurios, sino que eran mamíferos y se alimentaban de hierbas.

Son destacables las diferencias en la morfología de la cola entre las especies de este género. Algunas especies, tenían la cola cubierta por anillos óseos libres de estructuras dérmicas que la convertían en un apéndice fuerte, flexible y móvil. Esto le permitía al mamífero usar sus músculos para mover su cola con fuerza de lado a lado.

Los anillos de las colas de otras especies estaban fusionados entre sí, lo que hacía que la cola fuera básicamente una única pieza de hueso rígido. Sin embargo, los anillos cercanos al cuerpo del animal no eran rígidos, lo que le permitía mover la cola en forma parecida a como usa un bate un jugador de béisbol.

La causa de su extinción se debió a cambios climáticos y al factor antopogénico.

Darwin encontró restos de uno de los primeros ejemplares en Europa por 1823 y vos hoy podes ser quien encuentre en nuestras playas trozos de nuestro pasado.

Compartir en Redes Sociales