Eraldo Ramírez Jara, de 71 años, se encuentra internado en el Hospital Municipal Eva Perón, luego que el pasado fin de semana fuera encontrado por personal de la patrulla rural de Bajo Hondo en un estado de salud deteriorado y con visibles síntomas de desnutrición. El hombre, que evoluciona favorablemente, fue visitado hoy por el intendente Mariano Uset.

Según precisaron desde la Dirección del Hospital, la salud del paciente evoluciona favorablemente. Desde un primer momento recibió asistencia por parte de los profesionales médicos, se evaluó su situación y se procedió de manera urgente a a mejorar su hidratación y alimentación.

 No obstante, los profesionales médicos explicaron que ante la trascendencia mediática que tuvo el caso, hubo varias personas generosas que se acercaron hasta el Hospital Municipal y llevaron alimentos y regalos para Eraldo, en muchos casos chocolates y golosinas. Sin embargo, dado el delicado cuadro de salud que presentaba el hombre al momento de ser internado, esos alimentos no le serán suministrados aún para no entorpecer el proceso de rehidratación y ordenamiento de su alimentación.

 Cabe mencionar que además de la situación médica, existe un proceso judicial que investiga el abandono de persona y una restricción de acercamiento de parte de los ex empleadores de Ramírez Jara.

Por otra parte, desde la Secretaría de Desarrollo Social, se mantiene un contacto permanente con la situación del paciente y con el Consulado de Chile, país del cuál es oriundo. De hecho, el próximo lunes estará presente en la ciudad el cónsul chileno.

 El intendente Mariano Uset, visitó a Eraldo en la mañana de este jueves para interiorizarse personalmente de la situación, su estado de salud y de ánimo.

“Conversamos un largo rato, hablamos de sus años de trabajo, de sus orígenes y de cuando llegó al país”, contó el jefe comunal.

“Eraldo estaba preocupado por saber cuándo iba a volver a su lugar a trabajar. Le dije ´vos ya trabajaste mucho, llegó el tiempo de descansar”, explicó Uset,

El hombre de 71 años, una vez que se estabilice su salud, será alojado en el Hogar Municipal del Anciano. “Allí podrá hacer nuevos amigos, establecer nuevos vínculos, disfrutar de su vejez y colaborar con algunas tareas del hogar. Tenemos una hermosa quinta que cuidamos entre todos y seguro nos vas a dar una mano con tu experiencia”, concluyó Uset.

Compartir en Redes Sociales