En medio de la tensión en los mercados, el gabinete continuó con su agenda tal como tenía previsto. Descartan hacer una conferencia de prensa. Inquietud del FMI.

“Esta de muy mal humor el presidente Macri”, confesaban allegados a su entorno y razón no le falta. Suspendió una visita que iba a realizar al Anses y modificó su agenda durante la tarde. Es que el jefe de Estado ve con preocupación las señales tanto externas como de los círculos de poder locales que buscan condicionar al Gobierno.
También cree que existe un microclima negativo en Buenos Aires que no se condice con el interior. Al respecto, ayer en Venado Tuerto el clima fue completamente distinto con muestras de apoyo y satisfacción. Y, ni que hablar cuando el Macri tiene encuentros con mandatarios extranjeros donde lo alientan a seguir por este camino.Sin embargo, existe en la Rosada puertas adentro preocupación por las encuestas que muestran que Cristina de Kirchner incluso podría ganarle, por la dificultosa batalla contra la inflación que demora en mostrar resultados, la actividad que sigue sin repuntar.Sorpresivamente cerca de las 14 horas con gesto adusto y papeles en la mano el primer mandatario se fue de la sede presidencial por una tema de índole personal. En ese mismo momento un colegio de primaria estaba visitando la Casa Rosada y se agolparon para ver su salida. Sin embargo, no tuvieron suerte, como ha ocurrido en otras oportunidades, que Macri los salga a saludar.

Con la intención de no azuzar más el clima algunos funcionarios que entraban y salían de despachos con caras largas optan por el silencio y tienden a minimizar la crisis. En tanto, otros admiten preocupación y que hay numerosos llamados, y que el Presidente recibió a varios de sus colaboradores.

Si bien nadie lo confirma los operadores no descartan llamadas a Washington.

El jefe de Gabinete Marcos Peña curiosamente adelantó en el dia de hoy el tradicional almuerzo que lleva a cabo los viernes con el Gabinete generando expectativas, aunque fuentes oficiales insistieron en que “ya estaba pautado”. No participó el Presidente pero sí contó con la presencia de Jaime Duran Barba.

Por la tarde el mandatario regresó a Casa de Gobierno donde mantuvo reuniones para retirarse pasadas las 18.30. Antes hablo con una FM de Rosario donde reiteró que el durrumbe de los mercados es por el temor de “volver al pasado”, en referencia a Cristina.

Las reuniones en el Ministerio de Economía de monitoreo y coordinación para enfrentar los mercados dieron como fruto una fuerte intervención del Banco Nación para bajar el precio del dólar.

El temor es que la baja a 45,90 pesos cuando llego 47,50 pesos haga pensar que lo “peor ya paso”, comentan en la Rosada y no se haga nada. “La crisis es política” replican otros ”alguna señal habrá que dar”.

La desconfianza sobre el escenario electoral también despertó cierta inquietud en el Fondo Monetario Internacional, tal como plantean brokers asentados en el corazón de Wall Street.

Fuente: Ambito.com

Compartir en Redes Sociales