Desde la Secretaría de Gobierno, a través de la Dirección de Cultura, meses atrás comenzó a diseñarse un proyecto que está cada vez más cerca de cristalizarse: que artistas plásticos rosaleños pinten con sus creaciones el mobiliario del Centro Comercial a Cielo Abierto.

Para tal fin, en el mes de septiembre se abrió la convocatoria, a cargo de la profesora de cerámica y artista plástica Noemí Ecker y la profesora de Artes Visuales Sandra Guzmán, a la que se inscribieron 30 artistas plásticos del distrito de distintas especialidades como mosaiquistas, ilustradores, pintores y arquitectos.

Se trató de unir los criterios estéticos de todos los artistas para ponerse de acuerdo en las intervenciones que se van a hacer en los mobiliarios de calle de Bernardo de Irigoyen, entre Brown y Colón.

“Una vez que los participantes visitaron el espacio, tomaron fotos y medidas del mobiliario, entendieron que Irigoyen está contaminada visualmente en distintos sectores y por eso trabajarán en colores primarios con luces y sombras. Presentaron diferentes bocetos, que se evaluaron en las reuniones que se llevaron a cabo en la Estación Solier a lo largo del año. Y luego entre ellos, fueron eligieron los trabajos que finalmente se llevarán a cabo”, explicó Nahuel Pereyra Oliveros, jefe del Área de Cultura, quien, junto al director de Cultura, Gustavo Bouscayrol, encabezaron el proyecto.

Ya presentados y avanzados los trabajos de los proyectos, se espera que durante el mes de febrero comiencen a llevarse a cabo las intervenciones artísticas. Los artistas trabajarán en forma gratuita y el Municipio aportará todos los materiales para que pueda llevarse a cabo.

Compartir en Redes Sociales