En caso de tener que pasar una cuarentena por haber viajado o mantenido contactos con infectados por coronavirus, se recomiendan algunos alimentos para adquirir en supermercados.

Lo que hay que saber para prepararse para cuarentena.

Un error común es que se compra casi la totalidad de los alimentos congelados y ultraprocesados. Es un error ya que no hay que olvidar que muchos de estos usan como conservantes altas cantidades de sal, azúcar añadido o grasas saturadas que son perjudiciales.

Lo indispensable para comprar y tener es:

– Cereales: harina, arroz, pasta, pan precocinado congelado o elaborado casero, cereales de desayuno enriquecidos en hierro y copos de avena, ambos sin azúcar añadido.

– Legumbres: garbanzos, lentejas, porotos pintos y blancos, todos ellos frescos o en conserva, guisantes congelados o en conserva, quinoa fresca, edamames congelados.

– Verduras y hortalizas: en conservas o congelados como, por ejemplo, espinacas, acelgas, porotos verdes, zanahorias, cardo, calabaza, menestra de verduras, papas y tomate entero o triturado al natural; cebolla y cabezas de ajo crudos; purés de verduras envasados bajos en sal.

– Frutas y frutos secos: conservas al natural de ananá y durazno, fruta deshidratada o confitada, mermeladas, papillas de fruta y jugos sin azúcar añadido esterilizados; frutos secos naturales o ligeramente tostados, como nueces, almendras, avellanas o pistachos.

– Carnes y productos curados o en salazón: pata de jamón serrano o loncheado y envasado al vacío, cecina y lomo embuchado; ternera, pollo y cerdo para congelar en casa fileteados o troceados.

– Pescados y mariscos: salazones de bacalao y atún, conservas de pescado al natural o en aceite de oliva (sardinas, atún o ventresca), conservas de marisco al natural (almejas, mejillones o berberechos); alimentos perecederos como merluza, dorada o salmón para congelar en casa y aumentar su vida útil.

– Lácteos: leche en polvo, leche UHT, yogures esterilizados y quesos curados.

– Grasas, aceites y vinagres: aceite de oliva virgen extra, vinagres.

– Cafés, tés y especias: café, tés, infusiones, sal, azúcar moreno, especias, hierbas, condimentos, levadura.

– Dulces: chocolate negro, cacao puro sin azúcar añadido en polvo.

A pesar de que es conveniente comprar productos frescos lo menos posible, sí se podrían comprar determinados tipos de hortalizas que aguantan mucho y muy bien el paso del tiempo, como es el caso de la col, la coliflor, la col lombarda, las zanahorias o las cebollas.

Para hacer una buena compra para situaciones de emergencia hay que tener en cuenta la fecha de caducidad de lo que se va a adquirir. En el caso de la pasta seca, latas de conserva y el arroz, tienen una fecha de consumo preferente de más de 6 meses en un lugar seco y sin luz.

En el caso del café, se considera alimento no perecedero y su fecha de consumo preferente en lugar seco y sin luz es superior a 6 meses. En cuanto al chocolate, tiene una fecha de consumo preferente de más de 6 meses y el consejo es guardarlo en lugar fresco y seco.

 

Fuente: