Desde el lunes habrá más sectores trabajando en casi todas las provincias del país. El AMBA permanece en fase 3.

El pasado viernes, el presidente Alberto Fernández anunció la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio por Coronavirus hasta el 24 de mayo, “sin grandes cambios” en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), mientras que el resto del país comienza la fase 4, de “reapertura progresiva”.

Es de este modo que, en las zonas en donde la duplicación de casos positivos se da con una frecuencia mayor a los 25 días habrá una reapertura progresiva de los sistemas económicos, negocios, e industrias. Es decir, quedan autorizadas las excepciones provinciales, por lo que cada gobernador podrá decidir qué actividades flexibilizar, ya sin requerir de una autorización presidencial para llevar a cabo los cambios, pero sí es condición necesaria respetar los criterios establecidos por el Ministerio de Salud de la Nación.

Así mismo, a las nuevas habilitaciones que decidirá cada distrito, se suma lo establecido en el decreto de Necesidad y Urgencia, publicado este sábado en el Boletín Oficial, que permite la puesta en marcha de las siguientes ramas industriales, sin uso de transporte público: automotriz y autopartes, electrónica y electrodomésticos, textil, calzado e indumentaria, productos de tabaco, metalurgia, maquinaria y equipos, gráfica, ediciones e impresiones, madera y mueble, juguetes, laboratorios farmacéuticos, química y petroquímica, fabricación de motocicletas y bicicletas y fabricación de neumáticos.

Mientras que, siguen las prohibiciones generales como: el dictado de clases presenciales, los eventos públicos y privados (sociales, recreativos, deportivos y religiosos), la apertura de los centros comerciales, cines, teatros, centros culturales, bibliotecas, museos, restaurantes, bares, gimnasios y clubes; la circulación del transporte público de pasajeros interurbano, interjurisdiccional e internacional, las actividades turísticas, la apertura de plazas y parques. Y continúan vigentes el cierre de fronteras y la excepción de presentarse a trabajar que rige para las personas incluidas dentro de los grupos de riesgo.

La fase 4 de la cuarentena, que iniciará el lunes en gran parte del territorio argentino, implicará mayor movilidad de gente: pasará del 50% de la población de la etapa anterior al 75%.

Pese a tales aperturas y modificaciones, es importante recordar que el presidente Alberto Fernández explicó que todo esto se puede retrotraer: “Si en algún momento los resultados se invierten, retrocederemos. Por eso es muy importante la conducta ciudadana”.

Compartir en Redes Sociales