Por: Luis Pucciarelli.-

Este próximo dos de julio, nuevamente nos visita la celebración de los 122 años de la fundación de Punta Alta.
Pero, digamos la verdad, el momento o el escenario no es el más óptimo; ya que , como sociedad estamos participando en medio del aislamiento preventivo, de la diaria tarea de enfrentar en este nuevo siglo, a un enemigo silencio , que bajo la forma de un virus pandémico,  pretende robarnos la alegría del festejo de un aniversario más.
Pareciera que el horizonte es muy poco claro y confuso, trayendo mucho desdén y zozobra. Pero este estado circunstancial, nos debe desafiar a que pongamos nuestro mejor esfuerzo  y  con una mirada positiva ante lo que como conciudadanos nos toca , a reflexionar de lo que dejamos atrás; me refiero  a las oportunidades que tuvimos para hacer lo que todos debimos hacer por el desarrollo de nuestra querida Punta Alta, y fuimos sorprendidos por esta situación que ninguno hubiera deseado e imaginado.
Esto sucedió para dejarnos una hermosa lección, la de aprender  que todos juntos , cuando queremos , podemos, olvidando nuestras diferencias y haciendo cada uno lo suyo, dando  batalla y con muy buenos resultados al presente en comparación a otras localidades, en cuestión de salud.
Esto nos muestra del gran potencial PUNTALTENSE, que indica que en los próximos 122 años lo celebraremos como ciudad habiendo hecho todo lo que debíamos hacer, en beneficio de ella; . Dios, la Patria y nuestros hijos nos lo agradecerán.
Compartir en Redes Sociales