Se trata de José Luis Britos (48), cuyo accionar quedó denunciado por un testigo de identidad reservada que brindó testimonio al portal Infobae. El falso contratista cumplió condena en la cárcel de Sierra Chica por comercialización de estupefacientes, y decidió radicarse en la ciudad balnearia donde estafó a decenas de personas.

Datos de Fuentes confiables ALERTAN a la población de Punta Alta, porque estaría en la ciudad cometiendo las mismas estafas, como las que se mencionan en el articulo.

Un grave denuncia se registró en las últimas horas en el portal Infobae, con el caso de José Luis Britos (48), quien cumplió una condena en la Unidad 38 de Sierra Chica por el tráfico de estupefacientes, salió y ahora está acusado de estafar a decenas de personas en Monte Hermoso y sus alrededores, al hacerse pasar como contratista para vender cabañas a bajo costo pero que luego de cobrar, nunca terminaba.

Según relata el medio capitalino, el Tribunal en lo Criminal 1 de Tandil sentenció a Britos a la pena de 4 años y 2 meses de prisión por el delito de “Comercialización de estupefacientes fraccionados en dosis destinadas al consumidor, en concurso ideal con tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, todo en concurso real con resistencia a la autoridad”.

Tras cumplir la sanción impuesta, el acusado eligió radicarse en la ciudad balnearia donde procuró llevar a cabo otra actividad. A pesar de ello, siguió conectado al delito y de acuerdo al testimonio de las víctimas, empezó a operar bajo la modalidad de estafas.

El ardid consistía en ofrecer a través de Facebook el servicio de construcción de casas económicas para aquellos que tengan terrenos en esa ciudad costera. “Constructora del Oeste”, era la presunta empresa contratista de Britos. Se promocionaba con fotos falsas de viviendas y con la promesa de que se podía edificar con ladrillos, madera, cemento y una base sólida al precio de una casa prefabricada. La oferta era atractiva y en tiempo de crisis, irresistible.

“En total perdí 480.000 pesos por una casa que hoy no se puede terminar porque tiene fallas. Al techo en estos días, según nuestro vecino, también se le volaron unas chapas que habían dejado mal clavadas. Concluirla hoy es muy complicado porque se empezaron a rajar las paredes por lo mal hecho que está todo. No tiene ni siquiera cimientos”, contó a Infobae una de las víctimas, identificada como H.R., que radicó una denuncia contra Britos en Bahía Blanca.

Luego agregó: “Lo contactamos con mi esposa por Facebook. Viajamos a Monte Hermoso a conocerlo y nos diseñó un contrato. Sería una casa pequeña por 420.000 pesos, con llave en mano. Incluso fuimos hasta Bahía Blanca a una escribanía para la firma del contrato. Y confiamos porque había una arquitecta de por medio, de la zona, que aprobaba los planos. El contrato fue firmado finalmente el 25 de julio del 2019 pero por la corrida del dólar nos pedía plata continuamente para comprar los materiales, antes de que aumentaran tanto. Empezó haciendo la obra y en un día levantó casi todas las paredes. Increíble”.

Hasta allí todo parecía atravesar los carriles de una supuesta normalidad y no habían elementos para sospechar. Sin embargo, todo cambió y aparecieron los inconvenientes.

Se notaba que la gente que trabajaba con él no eran albañiles porque no trabajaban muy bien. Nos dimos cuenta de que los cimientos no existían ni tampoco el encadenado. Lo notamos porque íbamos y veníamos todo el tiempo a Monte Hermoso para ver cómo estaba la obra. Transcurridos unos meses, dejó de contestarnos las llamadas. Tuvimos que llamar desde otros teléfonos”, reveló al portal capitalino el testigo de identidad reservada.

De acuerdo a lo denunciado, y a pesar de una desconfianza inicial de la pareja, Britos lograba convencerlos con un gran poder de oratoria: “Empezó a hacerse el ofendido. Ya a esa altura nos había sacado bastante dinero. Incluso habíamos arreglado que nos iba a hacer una pérgola y una platea, lo que elevaba el precio hasta casi los 500.000 pesos. Siempre nos pedía que le transfiriéramos más dinero, que supuestamente estaban avanzando pero cuando llegábamos no había nadie en la obra. Estaban en otras obras. Pero todas ellas estaban sin terminar. El verso de él era que la gente no podía terminarlo por la corrida del dólar. Era muy convincente, muy adulador, muy amable, como todo estafador”, señaló H.R.

No obstante, el poder carismático del estafador terminaría por esfumarse con un episodio policial que lo dejó en descubierto. Uno de los albañiles que contrató Britos para trabajar en las obras lo atacó con un cuchillo de carnicero porque no le quería pagar lo que habían acordado. El agresor, identificado como José Hilario Rodríguez, entró en un ataque de furia con el falso contratista y el dueño de la obra en construcción, y quiso atacarlos. Una de las víctimas llamó al 911 y se evitó una tragedia.

A partir de esta noticia, muchas personas de Monte Hermoso comenzaron a opinar por redes sociales sobre este hecho y a denunciar que habían sido víctimas de sus estafas, con casas que le pagaron a Britos y este nunca terminó.

En este marco, los diversos damnificados por las maniobras de Britos decidieron abrir grupos de Facebook para alertar a posibles víctimas.

“Lo último que sabemos es que estaría en un campo de (la localidad bonaerense de) Coronel Dorrego. De terror lo que nos hizo. Son muchos los estafados”, alertó H.R. a Infobae.

El portal indicó que el estafador cuenta con varios antecedentes policiales y hay que remontarse a 2010 para empezar a desentrañar su historia. Fue entonces condenado a dos años y seis meses de prisión condicional luego de protagonizar un accidente de tránsito que le costó la vida a dos personas en un hecho que ocurrió algunos años antes, en jurisdicción del Departamento Judicial de Azul. La causa fue investigada por la UFI 1 y el delito fue doble homicidio culposo agravado.

El hombre de 48 años también había sido sentenciado en 2013 por dos hechos que habían sucedido en 2011: venta de estupefacientes fraccionados, al menos, entre abril y agosto; y resistencia a la autoridad, cuando en agosto personal de la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de Tandil, lo ubicó estacionado. Al darle la orden de detención y de que descienda del auto, Britos atropelló a un agente y se fugó, pero fue interceptado en la Ruta Nacional 226.

Fuente y Fotos: Infobae

Compartir en Redes Sociales