El vecinalismo pedirá la aprobación de un proyecto de ordenanza para el estudio, planificación y desarrollo de cordones forestales en el Distrito, mientras que en paralelo existe un compromiso de buscar – en próximos encuentros del Concejo Deliberante- el tratamiento definitivo del proyecto para el desarrollo Eco turístico del Camino del Puente Negro.

“Estamos trabajando por un distrito más Verde, con espacios recreativos que también permitan su explotación comercial y cultural en un medio amigable con el arbolado público y las instalaciones históricas. El próximo Jueves Bien Común posiblemente logre aprobar una ordenanza de planificación de Cordones Forestales y a la vez estamos iniciando el debate de la Ordenanza de Protección del Camino del Puente Negro” afirmó Daniel Medina concejal del vecinalismo.
Bien Común recordó que la función del Concejal es crear ordenanzas positivas, que brinden herramientas legales al Intendente de turno para el desarrollo comunitario. Mientras que quien gobierna debe trabajar en su aplicación. “La propuesta de Bien Común para el sector del Camino Negro busca declarar al Arbolado dentro de un régimen de protección especial y multar fuertemente a quienes arrojen basura en el sector. También queremos una mayor difusión cultural e histórica del lugar para su relevancia turística a nivel regional. Esto permitiría incluso que foodtrucks, artesanos y artistas pudieran aprovechar económicamente el sitio. Los concejales oficialistas nos han pedido mayor tiempo para analizar la propuesta y esperaremos los plazos que ponga la mayoría, entendiendo el valor agregado que tanto el Puente como el Paisaje natural podrían combinar en el lugar”, afirmaron los concejales del Partido Verde.
Medina, Schamber y García resaltaron que en este año 2020, Bien Común ha presentado iniciativas de recuperación histórica de sectores con el fin de tener una ciudad más cuidada y sin basurales o espacios en donde reine el vandalismo. “En proyectos como el del Camino del Puente Negro, al igual que con las veredas de la FISNA o del Sanatorio Punta Alta, el cuadro tiene un elemento en común. Terminar con el abandono y generar una conciencia en el vecino de que se exija controles y presencia del Estado. No podemos ser una sociedad conformista en donde los espacios públicos se pierdan como sucedió con la Estación Punta Alta. Las sociedades conformistas no llegan a ninguna parte, debemos cambiar de espíritu y animarnos a crecer”.
Compartir en Redes Sociales