La Rendición de Cuentas del año 2020, del Gobierno Municipal de Cambiemos, muestra un franco deterioro en las políticas públicas de la Dirección de Desarrollo Social porque se observan focalizadas, estrictamente, en lo asistencial.

Esto tiene su correspondencia en la falta de Planificación, que genera un alcance reducido en términos de cobertura y alivio efectivo de las necesidades.

Es imposible, que dada la crítica situación, producto de la Pandemia, que vivieron tantas familias rosaleñas, esta Dirección haya podido ahorrar el 50% de los recursos en áreas tan sensibles como Plan de Fortalecimiento Familiar y peor aún el 90% en Asistencia Familiar para Vivienda.

Desde CONSENSO FEDERAL creemos necesario y urgente un nuevo Plan Social, desde un abordaje integral y a largo plazo, para ir al encuentro de la población más vulnerable y excluida, que permita atenuar el creciente incremento de la pobreza, el desempleo y la desigualdad.

Compartir en Redes Sociales