El presidente explicó la nueva fase del aislamiento obligatorio y determinó que en los aglomerados con más de 500 mil habitantes seguirá igual, mientras que en ciudades con menos habitantes, la decisión de cómo será la apertura dependerá de cada gobernación provincial. Habrá flexibilización para salida de hogares.

El presidente Alberto Fernández sostuvo que en las ciudades de “más de 500 mil habitantes seguirán las restriccciones como hasta hoy”, en la tercera etapa de la cuarentena que comienza el lunes, y que las localidades que tienen menor cantidad de población “pueden empezar a ser exceptuados“, pero deben cumplir con cinco requisitos para ello.

Al anunciar que a partir de ahora será posible salir durante una hora diaria a no más de 500 metros de sus casas, el Presidente dijo que el resultado de esta nueva etapa en la cuarentena “dependerá de cada uno de nosotros”.

Fernández señaló que en los aglomerados con más de 500 mil habitantes, como la Ciudad de Buenos Aires, el Conurbano, Córdoba, Rosario, Mendoza y Chaco, entre otros, el aislamiento social seguirá con las mismas características que ahora.

Para los aglomerados con menos de 500 mil habitantes, la decisión de cómo será la apertura dependerá de cada gobernación provincial.

Pasamos de un aislamiento estricto a un segundo momento con un aislamiento administrado y ahora empieza esta tercera etapa”, en la que “dejamos en manos de autoridades provinciales manejo de que actividades se pueden abrir”, dijo Fernández en un mensaje desde Olivos, en el que adelantó que “vamos a permitir que hasta la mitad de la población ya se movilice”.

Fernández dijo que el Gobierno nacional hará un “seguimiento estricto de la pandemia” en los distritos donde se abrirán excepciones y advirtió que “si se desbordan los números o las exigencia dejan de cumplirse vamos a poder dar marcha atrás con la decisión provincial”.

Además, anunció que “vamos a seguir sin clases, sin la administración pública y sin actividades recreativas ni espectáculos”.

El presidente Alberto Fernández reiteró que el país “aún está lejos” de salir de la pandemia, pero rescató el esfuerzo de la población en el marco de la cuarentena obligatoria que empezó el 20 de marzo y que ahora se extenderá hasta el 10 de mayo.

Estamos trabajando en todos los planos. En la medida que vamos cumpliendo objetivos, la cuarentena va cambiando”, señaló el jefe de Estado en un mensaje grabado en la Quinta de Olivos, donde no permitieron el ingreso de los periodistas.

El Presidente afirmó que “la pandemia genera conflictos económicos“, por lo que el Gobierno analiza la apertura de nuevas actividades, “siendo cuidadosos de no exponer a nadie y no aumentar el riesgo más de lo debido”.

Fernández dijo además que su “mayor preocupación es que el día después de la pandemia, la economía vuelva a recuperar su actividad tan pronto se pueda”.

Alberto Fernández destacó también que “hemos logrado el objetivo que les señalé el primer día: lograr que el contagio por coronavirus fuera más lento para poder prepararnos” y destacó que actualmente el país cuenta con más de 700 respiradores nuevos.

El presidente afirmó que “hay un riesgo en los grandes centros urbanos como Rosario, Córdoba, Buenos Aires, Resistencia y Ushuaia”, y dijo que “los grandes conglomerados son un tema singular porque se concentra gran parte de la epidemia”, al mostrar gráficos de cómo evoluciona la pandemia en el país.

“Pasamos de un aislamiento estricto a un segundo momento con un aislamiento administrado y ahora empieza esta tercera etapa”, en la que “dejamos en manos de autoridades provinciales manejo de que actividades se pueden abrir”, dijo Fernández en un mensaje desde Olivos, en el que adelantó que “vamos a permitir que hasta la mitad de la población ya se movilice”.

Además, el mandatario nacional recordó que al inicio de la pandemia, a principios de marzo, ese índice estaba en “2,84 días”, algo que pasó a “10,3 días” el 10 de abril, y ahora llegó a los 17.

 

Fuente:

 

 

Compartir en Redes Sociales