Débora Mamá de Rodrigo manifestaba a nuestro medio en el día de ayer que hace varios años que su hijo mayor, Rodrigo vota en la Escuela 2 de Punta Alta y siempre fue necesario trasladar la urna o hacer malabares para levantar una silla de ruedas que pesa 70 kilos.
Este año él dijo que no iría, ya que AÚN NO HAY UNA RAMPA para que él pueda acceder por sus propios medios como cualquier ciudadano.
La directora del establecimiento educativo la está pidiendo desde el año 2018, en Consejo Escolar, me dijeron que están esperando la autorización desde Infraestructura.
Lamentablemente, las personas con discapacidad no son prioridad para aquellos que tienen el poder de decisión política o que son administradores del Estado.
Yo invitaría a las autoridades municipales ( concejales e intendente) a utilizar una silla de ruedas por un día y a recorrer la ciudad o el centro o las escuelas… seguramente encontrarían una realidad que no conocen o que no les interesa…. pero que está y también es parte de su responsabilidad, manifestó.-
Compartir en Redes Sociales