¿Existirá algo más grande que ser reconocido fuera de tu tierra? ¿Que más de 18 mil personas por un rato se sientan bien argentinas a pesar de no serlo? Eso lo puede generar un genio como Manu Ginóbili, que llegó a Estados Unidos para cambiar la forma de ver el básquet.

El bahiense tuvo su merecido homenaje con el retiro de la camiseta número 20, ésa que quedó a partir de las primeras horas del viernes inmortalizada en el techo del AT&T Center, y pegada a la de Duncan, uno de los laderos más importantes de la carrera de Manu

Compartir en Redes Sociales